Primera Parte – Medicina Materno-Fetal: Salud Fetal.

La Medicina Materno-Fetal es una especialidad dedicada al cuidado de la salud materna y al componente prenatal o embriológico del desarrollo humano, profundizando el estudio del feto como paciente. Permite el conocimiento de las enfermedades fetales, el diagnostico prenatal y la terapia fetal.

La Asociación de Genética Humana (Mar de Plata, Argentina) ilustra su sitio en Internet con las siguientes preguntas y respuestas:

Qué es la salud fetal?: El concepto de salud fetal es un enfoque orientado a la evaluación de las condiciones en que se está desarrollando el feto. Estas condiciones están determinadas por causas intrínsecas o propias del feto, como los factores genéticos, y otras extrínsecas, que provienen de enfermedades maternas o de agentes del medio ambiente que, a través de la madre y la placenta, alcanzan al niño en gestación. 

Con qué objetivo se realiza esta evaluación?: El objetivo primordial es la prevención de la enfermedad o anormalidades. Si bien todavía son muchas más las enfermedades que una vez detectadas no puedan curarse, en algunos casos existe la posibilidad de intervenir para aliviar sus consecuencias. 

Cómo puede conocerse el estado de salud fetal?: Existen varios métodos de diagnóstico y control. Puede conocerse la constitución genética del feto a través del análisis cromosómico y de la detección de genes anormales para un número creciente de enfermedades.

Los estudios genéticos del feto se realizan actualmente en el primer trimestre del embarazo mediante el análisis de biopsia coriónica (o placentaria) y, en el segundo trimestre de la gestación, por intermedio del estudio del líquido amniótico.

Además, puede controlarse la evolución del crecimiento y desarrollo fetal detectándose algunas malformaciones mediante ecografías. 

Es muy importante conocer el estado de salud materno, la presencia o no de infecciones de la madre que ocasionen defectos del embrión, y el contacto de la madre con agentes químicos o físicos, como ciertos fármacos y medicamentos y otras sustancias químicas del ambiente (radiaciones, etc.) que pueden interferir en el normal desarrollo del feto.

Por último, los estudios de rutina de compatibilidad sanguínea de la pareja, permiten prevenir o controlar la enfermedad por anemia hemolítica del feto y del recién nacido.

Trataremos el tema del cuidado preconcepcional o preembarazo: La etapa para implementar las actividades de promoción y protección de la salud en la mujer parte desde la adolescencia. Esta etapa es considerada como un período preparatorio para el embarazo ya que condiciona la salud de la madre y de su futuro hijo.

Además de elegir el momento oportuno para el embarazo, a partir de la decisión responsable, la mujer debe informarse sobre los aspectos psicológicos y biológicos para asumir un embarazo seguro.

Una importante proporción de mujeres, fundamentalmente las adolescentes no acceden a estas opciones vitales. Es fundamental comunicar y educar a las mujeres en edad fértil sobre una importante lista de factores que aumentan el riesgo materno-perinatal y que pueden ser reducidos o controlados en esta etapa.

Referencias:

-Asociación Genética Humana: Disponible en la URL: http://www.aghu.org/Preguntas.htm.

-Medicina Materno-Fetal: Salud Fetal. 1º Parte. 04/07/2006. http://www.elindependiente.com.ar/columnistas.asp?14,284