Segunda semana del desarrollo:

Embrión bilaminar

Durante la segunda semana concluye la implantación del blastocisto en la cavidad uterina, el cual queda totalmente en su interior.

El defecto que había aparecido en la superficie del endometrio se cierra con un coágulo sanguíneo y posteriormente el epitelio sufre divisiones mitóticas recubriendo dicha superficie.

El blastocisto está constituido por dos formaciones huecas y aproximadamente esféricas incluida una en el interior de la otra.

La más externa y voluminosa está representada por el saco coriónico, cuyo diámetro es de 1.2 mm.

La más interna mide 0.25 mm y está representada por el embrión y sus anexos.

Las dos estructuras se encuentran unidas entre sí merced al pedúnculo de conexión.

En la segunda semana el embrión es bilaminar  ya  que  el  disco  embrionario cuboidales, el epiblasto (ectodermo primario), y una capa ventral de células escamosas, el hipoblasto (endodermo primario).

El embrión bilaminar se ubica entre dos cavidades, el saco vitelino primario que está por debajo del hipoblasto, y está revestido por una prolongación del mismo, y la cavidad amniótica, por arriba del epiblasto y formada por células escamosas que constituyen el amnios y derivan de células citotrofoblásticas.

El saco coriónico presenta una cavidad que a partir de esta edad se denomina celoma extraembrionario y que es el primitivo espacio que ocupara la cavidad blastocística.

El celoma se encuentra recubierto por un tejido que ha aparecido recientemente, el mesodermo extraembrionario y que se forma a partir de células trofoblásticas.

El mesodermo extraembrionario se divide en esplácnico o esplacnopleura (recubre el saco vitelino) y somático o somatopleura (recubre la cavidad amniótica y la superficie interna del saco coriónico).

El trofoblasto junto con la somatopleura forma el corion. El corion constituye una especie de bolsa o saco que encierra al embrión, el amnios y el saco vitelino, los cuales se hallan suspendidos por el pedúnculo de conexión.

Pedúnculo de conexión: Es un tallo mesodérmico que sostiene a la estructura esférica interna. Se extiende entre el amnios y la pared del saco coriónico.

En el espesor del sinciciotrofoblasto se localiza la red lacunar, formada por lagunas sanguíneas interconectadas a través de la cual circula sangre materna que proviene de las arteriolas endometriales adyacentes al saco coriónico. Se establece así la circulación úteroplacentaria primitiva aproximadamente el día 12º del desarrollo.