Primera semana del desarrollo: Primera Parte.

Embrión Unilaminar

La 1ª semana del desarrollo prenatal se inicia en el momento de la fertilización. La fertilización es un fenómeno biológico que

consiste en la fusión de un espermatozoide y un óvulo (ovocito II) para constituir un cigoto que representa la primera célula de un cuerpo humano.  De  esta  manera  comienza  el desarrollo embrionario.

El óvulo no fecundado llega a la tuba uterina y en el 1/3 distal de la misma se produce la fertilización.

El óvulo liberado por el ovario en la ovulación conserva entre 12 a 24 horas su capacidad para ser fertilizado, en tanto que el espermatozoide que está en las vías genitales femeninas  mantiene  unas  48  horas  su capacidad fertilizante.

Previo a la fecundación el espermatozoide tiene   que   alcanzar   su   maduración   y capacitación.

La maduración está determinada por producidos por acción de productos que son segregados por el epidídimo.

La capacitación es la capacidad que tiene el espermatozoide para fecundar al óvulo. Se produce, a diferencia de la maduración, en el sistema genital femenino. Está determinada por modificaciones a nivel de su membrana mediadas por acción endometrial y tubaria. Este proceso se desarrolla en varias horas.

El espermatozoide también sufre un proceso llamado reacción acrosomática, en el cual acontecen cambios de tipo estructural en la membrana acrosomal lo que facilita la liberación de enzimas (acrosina y hialuronidasa) alojadas en el acrosoma y que van a permitir al espermatozoide sortear la barrera representada por la zona pelucida y la corona radiada y así llegar al óvulo.

Los cambios en la membrana son perforaciones pequeñas en el acrosoma que recubre la mitad anterior de la región correspondiente a la cabeza del espermatozoide.

Etapas de la fertilización:1-Denudación: Los espermatozoides pasan a través de la corona radiada, la cual se desprende por acción de la hialuronidasa.2-Reconocimiento:  Tiene  lugar  el reconocimiento de los gametos pertenecientes a la misma especie. De lo contrario no se produce la fertilización del óvulo. El reconocimiento       se           logra     por interacción entre la membrana acrosomática (que ya sufrió la reacción acrosomática) y la zona pelucida.3-Penetración: Los espermatozoides penetran a través de la zona pelucida, labrándose un camino en la misma merced a la acción de la acrosina. 4-Fusión:         o             contacto             de           un espermatozoide con el plasmalema del óvulo que tiene abundantes microvellosidades.

Luego del contacto del ovocito con un espermatozoide hay cambios complejos en la zona pelucida y plasmalema del ovocito II lo que impide el ingreso de      más espermatozoides. Posteriormente el ovocito II completa su segunda división meiótica, la cual se inició al entrar a la tuba, y expulsa el 2º cuerpo polar. La fusión consiste en la unión de los plasmalemas del espermatozoide y del óvulo y de esa manera hay continuidad entre los citoplasmas de ambos gametos.5-Formación            de           los pronúcleos femeninos y masculinos: El óvulo constituye el  llamado  pronúcleo  femenino,  y  el espermatozoide el  pronúcleo masculino, cuya cabeza aumenta de tamaño y su cola degenera.

Ambos pronúcleos entran en contacto, sus membranas nucleares desaparecen y los cromosomas de los pronúcleos se mezclan quedando  así  reconstituido  el  número diploide de cromosomas (46) característico de la especie humana.

Como  producto  de  la  fertilización, además de restablecerse el número diploid de cromosomas, se producen variaciones de especie por una nueva combinación de genes (factores hereditarios cromosómicos) ya que la mitad de cromosomas provienen del padre y la otra mitad de la madre. Con la fecundación también queda determinado el sexo del embrión el cual depende del cromosoma sexual que aporta el espermatozoide.