La persona y el comienzo de la vida.

La nidación o implantación concluye dos semanas después de la fecundación. Esta etapa de nidación se denomina del PRE-EMBRION o del PRE-IMPLATADO y comprende desde la fecundación hasta la constitución del embrión trilaminar, esto es, 1º, 2º y 3º semanas.

La etapa de embrión se extiende desde la 4º a 8º semana. En esta se inician la organogénesis y la morfogénesis. El embrión empieza a adquirir forma “humana”.

La etapa de FETO abarca desde la 9º semana hasta el nacimiento, cuando se producen la diferenciación histológica de los órganos y el crecimiento corporal rápido.

Todas las diferenciaciones en las etapas del desarrollo humano en más de 30 años  atrás no tenían repercusión social debido a que el embarazo aún no era una tarea de la Naturaleza. Sin embargo, cuando Louise Brown, la primera bebe probeta, irrumpió en este mundo por la mano del hombre, las posturas éticas filosóficas y jurídicas vieron tambalear los conceptos tradicionales por al evolución de la biomedicina.

Ahora bien, ¿en qué momento de este proceso existe la persona ¿Se necesita algo más que la gestación y el nacimiento para tal existencia Esta pregunta se puede responder de diferentes maneras, de acuerdo a la postura a la que se adhiera, siendo la relevancia ética y jurídica de esa nueva vida diferentes según los argumentos que se esgriman.

-La persona existe desde el momento de la concepción (Lejeune, 1994).

Es la postura sustentada por nuestro Código Civil Argentino. El ser humano debe ser respetado como persona desde el primer instante de su existencia (Donum Vitae 1,1). En esta visión el embrión es un individuo de la especie humana desde el momento de la concepción. Según Gafo (1993). “el inicio del derecho a la vida del nuevo ser arranca desde el momento en que finaliza el proceso de singamia y se ha constituido ya el cigoto”.

Los gametos tienen vida que la reciben de las personas que los producen, sin solución de continuidad. Se unen y constituyen el cigoto del que nacerá otro hombre que producirá gametos, los que se unirán a otros para dar un cigoto y un nuevo hombre. Y así indefinidamente hacia el futuro. No es la vida la que comienza con la fecundación, sino la individualización de quien posee este bien.

Cuando esa individualización se origina de gametos, se habla de vida humana. Y existe la persona porque ella posee un genoma que la individualiza y la define, diferente al código genético de sus progenitores y diferente al código genético de sus posibles descendientes.

En el momento de la fecundación los dos gametos forman una nueva entidad biológica, el cigoto o embrión celular, una nueva vida individual. En sus 46 cromosomas se encuentra el archivo responsable de una combinación cualitativamente nueva de instrucciones. Desde ese momento de la concepción se produce el desarrollo biológico continuo de ese individuo que cumple su ciclo o curva vital. Cada ser humano es un ser único e irrepetible en la historia del hombre.

Fuente:
-Samar M.E., Avila R.E., Ferraris R. -Etica en reproducción asistida en los albores del siglo XXI. Revista Médica de Córdoba 89: 34-43, 2001.
-Samar M.E., Avila R.E. -Problemática jurídico-legal de la fertilización asistida. La persona y el comienzo de la vida. Claves de Odontología 49: 7-9, 2002.