Cuarta a octava semana del desarrollo 

 (Periodo embrionario)

Se caracteriza por un rápido desarrollo del embrión.

En este período se producen grandes cambios morfogenéticos (desarrollo de la forma). Estos cambios llevan a la formación de los esbozos de los principales órganos y sistemas.

Durante el transcurso de la cuarta semana el embrión (de 2.5 cm de longitud) sufre un plegamiento en sentido longitudinal o cefalocaudal y otro transversal o dorsoventral.

En consecuencia, el embrión trilaminar plano se ha transformado en cilíndrico, adoptando la forma de una C.

Como resultado del plegamiento embrionario el endodermo ha pasado a constituir una estructura tubular, el intestino primitivo, el cual se encuentra unido por un pedúnculo al saco vitelino.

La porción de intestino que se sitúa por delante del pedúnculo, o sea en dirección cefálica, recibe el nombre de intestino anterior, que en su porción anterior dará origen a la faringe primitiva. En las paredes laterales y ventral se originan los arcos faríngeos a expensas del mesodermo, revestido por ectodermo y endodermo respectivamente.

A expensas del aparato faríngeo se desarrollan: a) la porción superior del sistema digestivo, b) tiroides y paratiroides (glándulas de secreción interna), c) el timo y tonsila palatina (órganos linfoides) y d) esas estructuras son también de importancia para la formación de la cara y cavidad bucal.

Además, como consecuencia del encorvamiento del embrión en la región o porción cefálica, por debajo de la eminencia cerebral anterior se produce una pequeña depresión, el estomodeo.

Al comienzo esta cavidad se halla separada de la faringe por la membrana orofaríngea, pero al finalizar la cuarta semana se perfora y en consecuencia se pone en comunicación la porción inicial del canal digestivo con la cavidad amniótica.

También como consecuencia del plegamiento cefálico el corazón se ubica en dirección de la superficie ventral.

Por el plegamiento caudal el pedúnculo de conexión, recubierto por el amnios, y que se denomina ahora cordón umbilical, y la alantoides se desplazan hacia la superficie ventral.