Sistema Esquelético

El sistema esquelético se divide en axial y apendicular. Es el encargado de dar sostén al cuerpo y brinda protección a varios órganos.
• Se origina del mesodermo paraaxial, de la hoja somática lateral y de mesénquima proveniente de las crestas neurales.
• El proceso de osificación que presentan los diferentes huesos puede ser endocondral o intramembranosa. En la osificación endocondral, previo a la formación del hueso se forma un cartílago, mientras que en la osificación intramembranosa la formación del hueso se hace directamente de las células mesenquimáticas.
• El esqueleto axial está constituido por cráneo, columna vertebral, costillas y esternón; su desarrollo se realiza a partir de células mesenquimáticas de las crestas neurales y del mesodermo, y su osificación puede ser endocondral, intramembranosa o mixta.
• El esqueleto apendicular está constituido por los huesos de la cintura escapular, los miembros superiores, la cintura pélvica y los miembros inferiores; todos se originan del mesénquima de la hoja somática del mesodermo lateral y con excepción de las clavículas, se forman por osificación  endocondral.

ALTERACION DEL ESQUELETO AXIAL  (hacer click aquí)

Sistema Muscular

El sistema muscular está compuesto por músculo estriado esquelético, músculo estriado cardíaco y músculo liso, cada uno con características específicas que los distingue entre sí.
• Casi todo el músculo esquelético se origina de los somitómeros o de los somites (mesodermo paraaxial). Excepción a este origen son los músculos de las fosas orbitarias y los músculos de los arcos faríngeos.
• Para la diferenciación del músculo esquelético es importantísima la expresión de los genes Myo-D y Myf-5, entre otros, que se expresan cuando las células miogénicas se encuentran aún en el dermomiotomo.
• La célula muscular más primitiva es la célula mesenquimática o miogénica, que después de varias mitosis se convierte en un mioblasto posmitótico en el que se detienen las divisiones celulares. Estos mioblastos comienzan a sintetizar actina y miosina y se fusionan con otros mioblastos para formar un miotubo. Los miotubos comienzan a sintetizar otras proteínas, formar miofibrillas y migrar sus núcleos hacia la periferia, y se transforman en una fibra muscular que ya no tiene capacidad de dividirse.
• Algunos mioblastos persisten para formar células satélites a partir de las cuales se pueden desarrollar nuevas fibras musculares.
• La morfología del músculo está determinada por el tejido conectivo que lo rodea durante su desarrollo, más que por las características propias del mioblasto.
• La musculatura del tronco se divide en epimérica e hipomérica, mientras que la de los miembros lo hace a partir de un componente flexor y otro extensor.
• La musculatura estriada cardíaca se origina del mesodermo esplácnico (esplacnopleura); los miocitos cardíacos desde etapas tempranas (principios de la cuarta semana) se pueden contraer enérgicamente con automatismo propio y se pueden dividir por mitosis durante la vida prenatal a pesar de la presencia de las miofibrillas. Algunos de estos miocitos se van a diferenciar en células del sistema de conducción.